jueves, 29 de octubre de 2009

CRESPILLOS DE BORRAJA SOBRE NATILLAS DE ANIS ESTRELLADO





Hoy vais a encontrar un postre diferente, del que probablemente, muchos no habréis oído hablar.
La Borraja es una hortaliza típica de Aragón y por extensión del Valle del Ebro, fundamentalmente de Navarra y de la Rioja.
Desconozco la razón por la que se denominan Crespillos, ya que según la Wiki, el crespillo es un producto de panadería, horneado, típico de Cartagena.
En este caso el sabor un poco amargo de la borraja, aunque parezca un contra sentido va a combinar perfectamente con el dulzor de la masa de rebozado, el azúcar y las natillas de anis.
Antaño, en las zonas rurales, se utilizaban las pencas de la planta o las partes menos nobles (era una forma de aprovechar todo) para elaborar los crespillos.
En la actualidad se utilizan las hojas más tiernas, el cogollo o núcleo de la planta, donde la luz no ha podido llegar con facilidad y tienen un tono verde-amarillento.
Es una planta que, aunque se cultiva, crece de forma silvestre en el campo y a la que se atribuyen propiedades depurativas.
El secreto está en conseguir un rebozado ligero, que no predomine sobre el resto de los sabores.
Anteriormente, hice esta receta con un tipo distinto de cobertura. La variante está en añadir 1 vaso de aceite de oliva. En la receta que he hecho, hay una segunda variante que consiste en dar un ligero hervor en leche a las hojas, antes de embadurnarlas con la masa y ponerlas en la sartén. Se suavizan los sabores, pero es más complicado manejar la hojas una vez hervidas en leche. Personalmente creo que no mejoran con este paso, pero al tomar la receta del cocinero de un afamado restaurante de Zaragoza quise probar.
Las natillas combinadas con el anís estrellado han sido una sorpresa grata, siempre y cuando, te guste el anís. No tiene casi nada que ver en cuanto al resultado organoléptico, o sea su sabor, utilizar anís estrellado o utilizar anís de botella. El exceso de dulzor que aporta el embotellado es prescindible, en mi opinión.


CRESPILLOS DE BORRAJA SOBRE NATILLAS DE ANÍS ESTRELLADO
Ingredientes.-

Para 4 personas , según el tamaño de las hojas

Borraja
· De 15 a 20 hojas tiernas de borraja

Masa
· 40 gr de harina
· ¼ de litro de leche
· 1 huevo grande
· 80 gr de azúcar grano
· 1 vaso tamaño medio de aceite de oliva (Opcional)

Natillas
· ¼ de litro de leche
· 1 yema de huevo
· 50 gr de azúcar
· 20 gr de Maicena
· 1 estrella de anís o un chorrito si es de botella


Elaboración.-

Vamos a empezar como siempre (aunque no lo diga en todas las recetas, que luego hay quien me lo recuerda) lavándonos las manos y una vez cumplido este requisito básico preparamos las natillas

Ponemos a hervir la leche con la estrellita de anís. Con una es más que suficiente para esa cantidad de leche. Debe hervir durante un ratito, e infusionar.
Mientras infusiona, mezclaremos la yema, la Maicena y el azúcar en un recipiente, batiendo hasta que queden ligados los ingredientes.
Cuando la leche lleve unos dos minutos hirviendo, retiramos la estrella de anís, y añadimos la mezcla moviendo con espátula de silicona hasta que quede todo ligado. No escatimes tiempo, cuanto mejor ligue, quedará más homogéneo. Yo me quedé un poquito corto.
Una vez ligado, pasar a otro recipiente frío y reservar


El siguiente paso es lavar las hojas de borraja. Lavarlas bien en agua fría. Esta planta tiene unos filamentos (pelillos) que no deben preocupar por que no se van a notar posteriormente.
Para preparar la masa, batimos el huevo y lo mezclamos con el azúcar, la harina tamizada y poco a poco con la leche, hasta que tenga un ligero cuerpo
Una vez lavadas y escurridas las hojas, puedes optar por darles un ligero hervor en leche, o si no lo haces, secarlas con papel absorbente cuidadosamente para que no te quede ningún resto de agua. Extiende las hojas en un plato y prepara la sartén con el aceite para freírlas. He utilizado aceite de girasol, por que aporta menos sabor.

Vamos cogiendo las hojas y las pasamos por la masa hasta que toda su superficie esté cubierta. La pasamos a la sartén y freímos a fuego medio. Una vez fritas las colocamos en un plato con papel absorbente para quitar los restos de aceite. Dejamos enfriar y espolvoreamos azúcar por encima

Para el montaje, en un plato ponemos una capa de las natillas frías y en el centro colocamos varios crespillos.
Preferiblemente se han de comer en el día
Bon appetit
H. Chinaski

2 comentarios:

H. Chinaski dijo...

Este humilde postre va dedicado a Mayte

Mayte dijo...

Gracias por la dedicación. Justamente la semana pasada hice natillas para regalar a mi padre, eso sí, aquí las natillas son más espesas, una combinación entre natilla y flan flojito. Nunca he probado a ponerle algo encima que no sea nueces o troceado de galletas. Ahora que no sé si de éste lado del charco encuentre la borraja...algo similar para probar en sustitución?

Probaré también a hacer las natillas más flojas por probar tu receta.

Un bikiño y buen fin de semana!